Mi canal secundario y mil cosas más

Este canal es muy variado y entretenido.

Ciencia Maker

Mi página de google plus.

El canal de lady macabre

El misterio y el terror a solo un clik.

Topvideo Maker Channel

Mi canal de Youtube.

miércoles, 22 de noviembre de 2017

Las esculturas megalíticas del valle de Bada en Indonesia, más antiguas que los moai de la Isla de Pascua

Las esculturas megalíticas del valle de Bada en Indonesia, más antiguas que los moai de la Isla de Pascua

 

Todos nosotros conocemos o alguna vez oímos hablar de los moais en la isla de pascua, esta isla está situada en medio del océano pacifico, acompañado de varias otras islas, lo más interesante y relevante obviamente son sus majestuosas estatuas que rodean la geografía del lugar, estos moais a menudo son nombrados como señales que sirvieron para ahuyentar en la antigüedad a marineros de otros lugares, muchos dicen que son obras del arte de los antiguos pascuenses que no tenían nada mejor que hacer que tallar estas imponentes estatuas de varias toneladas, también están los que opinan que son un tributo a los dioses y obviamente también un mensaje para los antiguos visitantes que vinieron del cielo.


La mayoría de la gente aficionada a la investigación de lo desconocido o el misterio ya saben todo sobre las teorías que rodean a la isla de pascua, pero que pasaría si les digo que en otro lugar del mundo muy alejado del ombligo del pacifico se encuentran estatuas muy parecidas y que además son más antiguas que los moais de la isla de pascua? Sé que muchos se sorprenderán y es porque en efecto si existe un lugar muy parecido a la isla de pascua, pero no por su geografía, sino por sus estatuas que prácticamente podrían ser las hermanas mayores de los moais del pacífico.

El valle de Bada está situado en el distrito de Poso en la isla de Sulawesi, Indonesia, dentro del Parque Nacional Lore Lindu. Su principal atractivo son las más de 400 esculturas megalíticas diseminadas por todo el lugar, 30 de las cuales tienen representaciones antropomorfas, que algunos comparan con los moais de la Isla de Pacua.


Fueron descubiertas para la arqueología occidental en 1908, aunque localmente están documentadas por lo menos desde el siglo XIV. Son decenas de esculturas cuya utilidad o uso se desconoce, y cuya datación abarca un arco temporal que va desde 1.000 hasta 5.000 años de antigüedad. Serían por tanto al menos 500 años más antiguas que los primeros moai de la Isla de Pascua.
Algunos investigadores opinan que están relacionadas con la cultura megalítica de Laos, Camboya y zonas de Indonesia, donde han aparecido diferentes ejemplos de megalitos. No obstante los del valle de Bada son únicos en todo el sudeste asiático por su morfología.
Las leyendas locales los asocian al culto a los antepasados, pero también a ritos de sacrificio e incluso a mitos de petrificaciones de delincuentes y saqueadores en tiempos muy antiguos. Todavía hoy algunos lugareños creen que las piedras tienen poderes sobrenaturales y son capaces de moverse por si solas.

Hay esculturas tanto masculinas como femeninas, diferenciadas por la representación de los genitales y las características faciales, como por ejemplo el pelo largo en las mujeres. Otras esculturas son minimalistas, con rostros indicados por una simple línea para cejas, mejillas y barbilla. Y las menos representan animales. Las que representan humanos tienen enormes cabezas con ojos redondeados y cuerpos rectos, y casi todas están caídas y semienterradas en las orillas de ríos o en medio del campo.

La mayoría de ellas están solas, con un pequeño número que se distribuye formando grupos, y algunas alcanzan hasta 4 metros y medio de altura.
Otro tipo de esculturas megalíticas presentes en el valle son las Kalamba, una especie de tarros tallados en piedra con un diámetro de 1,5 a 2 metros, cuya función tampoco está muy clara. Se cree que podrían ser tumbas o servir para recoger agua. Hay hasta 50 de estas piezas intactas repartidas por el valle, y quizá tienen relación con las también insólitas jarras de Laos.


Los características de los megalitos mas importantes.

·         Palindo (‘The Entertainer’), 4,5 m. La estatua más grande en la zona y el más célebre, que está situado al sur de la pequeña aldea de Sepe. Tal vez sea una representación de primer habitante mitológico Sepe, Tosaloge. Una leyenda local dice del Raja de Luwu, una vez ordenó a 1.800 de sus súbditos para mover la estatua de Sepe a Palopó (un camino muy largo hacia el sur) esto lo hizo para demostrar su dominio sobre Bada. se dice que La estatua se movió hacia el sur, pero la gente Bada se volvió hacia el oeste como un desaire para el Raja, y cuando los seguidores del Raja trataron de dar marcha atrás, se cayó hacia un lado, matando a 200 de ellos. En el pasado, las ofrendas eran traídas a este lugar antes de zarpar hacia nuevas travesías. Cualesquiera que sean las leyendas que la rodean, son muy peculiares y también pintorescas.
·         Maturú (‘dormir’), 3,5 m. Esta estatua se encuentra en su parte posterior, y tiene buenas características, como un Palindo reclinable. Al igual que su hermano mayor, que es un hombre desnudo.
·         Kalamba. Cisternas enormes de piedra, salpicados por todo el lugar, que pueden haber sido usados como baños o las cámaras de entierro para los aristócratas. Algunos son mejores que otros, también existe la posibilidad de que hayan sido utilizadas para recoger agua de lluvia.
·         Oba (“mono”). Tiene más o menos un metro, sus características son parecidas a un mono, se ubica justo en el medio de un arrozal.
·         Langke Bulawa. La estatua es de aproximadamente 1,65 m de altura. Al igual que otras estatuas antiguas en Valle de Bada, Langke Bulawa está protegida. Se encuentra junto al campo de cacao local.

 

Lo que más intriga a los arqueólogos es que en el valle no han aparecido hasta ahora restos de asentamientos, artefactos, herramientas, ni ninguna otra evidencia de la cultura que produjo los megalitos. Entonces esto nos deja un enorme hueco al tratar de teorizar con más acierto sobre sus orígenes, sus finalidades y saber sobre sus creadores…
 podemos decir que al igual que los moais de la isla de pascua, estas estatuas representan una forma de expresión hacia las cosas que conocían los habitantes de este lugar, ya sean ellos mismos, la naturaleza que les rodeaba, tal vez referencia a los dioses, o como dije también cabe la posibilidad de que estos monolitos pintorescos sean una forma de recordar a seres que vinieron del cielo, teniendo en cuenta obviamente que como seres humanos siempre tratamos de expresar lo que conocemos en algún tipo de arte, lo cual nos lleva a pensar inmediatamente que por más extraño que suene, los pascuenses y los antiguos habitantes del valle de bada pudieron tener relación ya sea porque de alguna forma eran parte de la misma civilización o tal vez porque tuvieron el mismo tipo de contacto con otro tipo de entidades no humanas, las cuales tenían la apariencia que tienen estos monolitos humanoides gigantes, todo puede ser, yo la verdad no sabía que existía un lugar que contaba con estatuas tan similares a las de la isla de pascua, ya que nadie puede negar que el parecido es importante, tanto en tamaño como en forma…




Las preguntas como siempre surgen de a montones…
¿Tienen relación estas estatuas con las de la isla de pascua?

¿y si las tienen como lograron tal vinculo si están muy alejadas entre si?

¿Que pasó con los habitantes del valle de bada? A donde fueron?

¿Porque no hay rastros de herramientas, de escrituras, ni del asentamiento?

¿será que bajo el suelo de este lugar encontraremos una ciudad enterrada?

¿Será que estos antiguos humanos abandonaron este lugar por alguna razón y llegaron a la isla de pascua para asentarse y luego desaparecer nuevamente?

Todo es muy extraño, si en la isla de pascua lo que más rompe nuestras cabezas es la forma en que pudieron erigir los moais y como hicieron para ponerles sus sombreros, aquí lo que nos intriga es que pasó con la civilización o tribu o aldea que creo estas estatuas…
Porque no hay rastros de dicho pueblo, será que esta zona fue arrasada por un terremoto? Son tantas las incógnitas que circundan ahora en mi cabeza que no se porque teoría inclinarme más, lo cierto es que creo solemnemente que no soy el único al que le es muy extraño y difícil sacar una conclusión al asunto… que piensan ustedes, que teoría podrían postular humildemente en un comentario… si tienes una o varias por favor te invito a hacérmelo legar a través de tu opinión, como siempre me despido cordialmente de ustedes, muchas gracias y hasta la próxima.


viernes, 17 de noviembre de 2017

¿Mito o realidad?: la historia del gigante patagónico de dos cabezas

¿Mito o realidad?: la historia del gigante patagónico de dos cabezas


Un pequeño museo de Baltimore, en EEUU, o más bien una "tiendita del horror", conserva los restos momificados de un gigante de 3,66 metros con dos cabezas, que aseguran tendrían origen patagónico.

Para entender el comienzo de la leyenda hay que remontarse siglos atrás, cuando el marino portugués Fernando de Magallanes llegó a las costas patagónicas entre 1510 y 1520, en la búsqueda de un paso entre el Atlántico y el Pacífico, paso que hoy lleva su nombre. Pero aquel viaje no solo sirvió para hallar el afamado estrecho sino para colocar a esta parte del mundo como uno de los epicentros de vida "gigantesca".
Antonio Pigafetta, marino fiel a Magallanes, escribió en la bitácora del viaje: "Vimos cerca de la playa (en la Tierra del Fuego) un hombre que era tan grande, que nuestra cabeza llegaba apenas a su cintura". Los llamaron "Patagones", algunos historiadores aseguran que la nominación proviene del tamaño desmedido de sus pies, otros que surge a partir de una novela popular en ese entonces, Primaleón, que incluyó una raza de salvajes llamada Patagonians. Por una razón u otra, de allí deriva el nombre Patagonia.



La cuestión es que, gigantes o no, la Patagonia quedó marcada a fuego por estas leyendas y hay una historia en particular que coloca a esta región del mundo como la progenitora de un fenómeno irrepetible: Kap Dwa, el gigante de dos cabezas.

La realidad es que no hay ningún documento fidedigno de época que ayude a comprobar la procedencia de este ser y su existencia -o aparición- se basa en dos historias.

De acuerdo con la primera, Kap Dwa fue encontrado por marineros españoles más de un siglo después de la visita de Magallanes, alrededor de 1670, en una playa del sur. Entonces fue capturado y llevado a un barco, donde fue atado a un mástil; pudo escapar a las ataduras y comenzó a pelear por su libertad, pero terminó muerto debido a una lanza que atravesó su pecho.
 

Fue momificado para alcanzar las costas de Gran Bretaña, donde fue un fenómeno de feria, y más tarde, ya en el siglo 19, llegó a los Estados Unidos donde continuó su derrotero como rareza de circo.

La segunda historia asegura que el gigante fue encontrado ya muerto en una playa con una lanza en su pecho. De acuerdo con esta versión, su procedencia sería Paraguay, donde los nativos momificaron su cuerpo y lo adoraron hasta que George Bickle, capitán de la goleta británica Olive Branch, conoció la historia y se robó el cadáver para transportarlo al Reino Unido.

En 1914, después de pasar de una feria de espectáculos a otra, los restos terminaron en el muelle Birnbeck en Weston, Reino Unido, donde se exhibió por 45 años hasta que Lord Thomas Howard compró los restos en 1959. Esta, la segunda versión, pertenece a Robert Gerber, norteamericano, coleccionista de rarezas, quien hoy es propietario del cuerpo, y quien todos los días pasa frente a la vitrina que protege a Kap Dwa, en su tiendita de horrores conocida como Bob's Side Show.

MISTERIO CUEVA DE LA MANÁ, EN ECUADOR

MISTERIO CUEVA DE LA MANÁ, EN ECUADOR 





En 1984 tuvo lugar un descubrimiento impresionante en la Selva de Ecuador, en la Cueva de los Tayos, en una localidad llamada La Maná, este acontecimiento convulsionó el mundo de la arqueología prohibida, Más de 300 enigmáticas piezas fueron encontradas por el ingeniero Elías Sotomayor, que mágicamente buscaba oro en un túnel a 100 metros bajo sedimentos varios y piedras. La colección fue presentada en el Congreso de misterio sin resolver.
Lo más llamativo de todo era una pirámide iluminati igual a la del billete del dólar de una datación antediluviana proveniente de una cultura desconocida, muchos creen que pudieron haber pertenecido a los habitantes de La Atlántida o Lemuria.
Como sabemos Esa pirámide representa el símbolo de los iluminados de Baviera del siglo XVIII y los masones modernos… ¿ahora bien, como es que este objeto tiene esas mismas facciones o formas?
Actualmente estas piezas suponen un enigma sin resolver. No se parecen en nada a las culturas autóctonas de Ecuador ni de ningún otro país de América latina, las piedras de ica no tienen ni por asomo parecido con estos artefactos, tal vez puedan tener relación con los antiguos egipcios pero están a más de 11,200 kilómetros de Egipto.
La colección permanece custodiada por un empresario agrícola nativo llamado Germán Villamar. El lenguaje de los objetos parece un tipo de sánscrito, que es el origen de muchas lenguas y de los mantras de yoga y También parecen usar un lenguaje matemático.
CUEVA DE LA MANÁ, EN ECUADOR
Un grupo de buscadores de oro liderados por el ingeniero Elías Sotomayor que se había internado en las selváticas montañas de La Maná, en Ecuador, descubrió en 1984, en una zona que en la década de los 80 había sido objeto de explotación minera de oro por medios mecánicos, en las coordenadas 0.95ºS 79.18W, un profundo túnel que conducía hasta un enorme recinto en el cual se hallaban unos 300 artefactos de piedra de procedencia y edad desconocida, que, de no tratarse de una falsificación, asesta otro golpe mortal a quienes intentan transformar las verdades antiguas en leyendas. 

Estos increíbles objetos parecen haber sido diseñados respetando una geometría psicoacústica, poseyendo además efectos magnéticos de “punto cero” y su diseño, tecnología lítica y acabado, desafían una vez más las especulaciones sobre los conocimientos y las capacidades tecnológicas de las civilizaciones antiguas.


Además de su semejanza con los de la cultura maya, presentan diseños que han sido considerados congruentes con las civilizaciones antiguas del sureste asiático, e incluso sus formas logo gráficas soportan una comparación aceptable con el sánscrito, demostrando que su existencia podría datar de la época en la cual el planeta estaba habitado por una única civilización, tecnológicamente muy superior a nuestro actual hombre post industrial, y culturalmente globalizada, esto de verdad que es muy difícil de creer pero es una teoría que los defensores de las antiguas humanidades defienden con seria convicción.

Además de complejas mezclas minerales que cubren todo el espectro lumínico conocido, incrustaciones de calcita ( de conocida propiedad fluorescente ultravioleta) grabadas en la faceta de la talla hacen que, expuestos los objetos bajo luz ultravioleta, dispersen la luz de una forma no lineal y cuántica desviando el centro de atención hacia ciertos símbolos esculpidos que bajo luz natural no aparentan ser importantes, como si se tratase de un código secreto o un mensaje o mapa que todavía no ha podido ser interpretado, más allá del asombro que provoca en el observador estos cambios lumínicos al caer en la cuenta del sutil conocimiento de los patrones de simetría reflectiva que dominaban sus fabricantes. 
Los objetos son todos de diferentes tamaños, y existen discos finamente labrados con geométricos mandalas y círculos concéntricos y excéntricos, placas con espirales y extraños grabados (en algunas pueden reconocerse constelaciones como Orión o Las Pléyades), trece tazas de jadeíta de diferentes tamaños con símbolos que son similares a los de la cultura mayas, o a conceptos místicos occidentales contemporáneos, figuras humanas en actitudes rituales, cabezas de serpientes (que actualmente sólo existen en Asia), y finalmente los dos objetos más impresionantes: la representación de una pirámide con 13 escalones o divisiones horizontales, tres lados triangulares y un ojo como símbolo, el cual ha sido representado en todas las culturas antiguas como el Tercer Ojo (muy similar a la pirámide que aparece en el billete de un dólar norteamericano), y una losa de piedra de 60 cm de alto 40 de ancho y 30 de profundidad en el cual se encuentra grabado un mapa del mundo ( que podría tratarse del mapa más antiguo conocido), incluyendo América del Sur, Centro y Norte, Europa, partes de Asia y África y tres continentes que podrían ser los míticos Mu y Lemuria en el Pacífico y la Atlántida en el Atlántico.
Los discos poseen una región de cero magnético en el centro que puede comprobarse colocando un imán allí: éste comienza a girar, a velocidad constante y sin detenerse, en el mismo sentido de las líneas incisas. 

El mapa, por su parte, obviamente representa una época muy antigua, en la cual la estructura geográfica de nuestro planeta era diferente y aún no había enfrentado los catastróficos eventos de los que dan cuenta todos los textos antiguos que aparejaron entre otras cosas subducción y elevación del nivel del mar, pero los continentes actuales son distinguibles inconfundiblemente, mientras en la zona costera del sureste asiático aparece delineada una masa terrestre que actualmente se encuentra bajo las aguas y en las Américas no aparecen las islas del Caribe ni la Península de La Florida y en su lugar una vez más revela enormes masas terrestres que hoy estarían sumergidas.

En medio del Atlántico Norte aparece un pequeño continente (o una gran isla) que coincide con la Atlántida de Platón; en el Pacífico, debajo de la línea ecuatorial, también está representado un continente hoy inexistente y al sur de lo que hoy es Japón, una tercera masa continental (que, dicho sea de paso, coincide plenamente con los hallazgos submarinos de Yonaguni).
Otro detalle enigmático del mapa es que entre la región donde se encontraba la antigua Babilonia y el sitio en La Maná donde se encontraron los objetos, hay trazada una línea blanca que los une.
Con respecto a la misteriosa pirámide, al no haber hasta el momento descubrimientos que acrediten la existencia de pirámides como las egipcias en América, se la ha considerado una representación de la Gran Pirámide de Gizeh (un supuesto un tanto frágil, no por la distancia, como muchos piensan, sino por todo lo que aún subyace sin descubrir en América, sin ir más lejos, debajo de sus selvas tropicales).
Es de color gris con pequeñas incrustaciones en oro a sus pies representando la constelación de Orión, y otros glifos con caracteres indescifrables (un profesor alemán presidente de la Sociedad Lingüística de dicho país, Kurt Shildmann, dijo haber podido traducir dicho texto críptico como: “El hijo del creador está en la calle”).

Todas las piedras de La Maná reaccionan bajo la luz ultravioleta, algunas formando numerosas constelaciones que comienzan a brillar como estrellas en el cielo nocturno, pero en el caso de la pirámide, su ojo comienza a emitir luz propia originando unos grabados azulados.

En la parte posterior se observa unas incrustaciones de oro que representan la constelación de Orión…igual que las pirámides de Giza…, y las letras que aparecen, muy similares al texto del manuscrito voynich aún sin descifrar y con la escritura de la Isla de Pascua, son del “pre” sanscrito (es decir más antigua que la primera escritura conocida…)
Cabe destacar que las historias de transmisión verbal que han sobrevivido a los tiempos, dan cuenta de la existencia de una Ciudad de Oro en lo que actualmente es la selva ecuatoriana, llamada, precisamente “La Maná”, que si se toma en cuenta una traducción del nombre desde el sánscrito (probablemente uno de los idiomas más antiguos conocidos), significaría “La Mente” o “El Cuerpo Mental”, y que las características de la zona donde fueron hallados los objetos es muy especial por el hecho de encontrarse oro orgánico en el agua, fenómeno que los hidrólogos consideran que sólo se produce en las fuentes de agua más ricas del planeta.

Actualmente, las Piedras de La Maná forman parte de la copiosa colección privada que posee en Ecuador Germán Villamar, quien recibió la totalidad de las mismas aparentemente en calidad de donación o legado por parte del Dr.Sotomayor.

¿Cómo podríamos categorizar estos artefactos?
¿Con que fines se hicieron?
¿Quiénes los hicieron o fabricaron?
¿Qué tecnología fue necesaria para su fabricación?
¿Qué relación existe entre este lugar y la línea trazada en el mapa?
Miles son las preguntas que surgen de este extraordinario misterio, será que bajo la gran selva amazónica ecuatorial alguna vez encontraremos una gran ciudad sumergida?
Yo no soy muy fan de las antiguas humanidades tecnológicamente avanzadas que se extinguieron, pero cada día me encuentro con más y más evidencias que podrían afirmar o confirmar esa situación prehistórica, yo creo sinceramente que en ese lugar solamente se ha descubierto una pequeña porción de la historia, creo que más adelante se seguirán encontrando cosas más y más impresionantes en ese lugar, solo es cuestión de esperar.
También existe la posibilidad de que la creación de estos artefactos haya sido obra de seres de otros mundos, seres que tal vez estén hoy mismo entre nosotros, seres que desde los tiempos mas antiguos de la tierra visitan nuestro planeta, eso para mi es muy factible y se que para muchos tambien


FUENTE: http://www.jrzetina.com/435229006

jueves, 9 de noviembre de 2017

Los peligros de las enfermedades ocultas bajo el hielo durante miles de años que están despertando.

Los peligros de las enfermedades ocultas bajo el hielo durante miles de años que están despertando.




Bajo las capas de hielo profundas hay microorganismos de datan de miles de millones de años.
A lo largo de la historia, los seres humanos han coexistido con bacterias y virus.
Hemos tenido antibióticos durante casi un siglo y las bacterias han respondido mejorando su resistencia a estos. La batalla es interminable.
Pero, ¿qué pasaría si de repente nos exponemos a bacterias y virus mortales que han estado "dormidos" durante miles de años, o que nunca antes hemos conocido?

Se derrite el permafrost

Podríamos estar a punto de averiguarlo.
El cambio climático está derritiendo los suelos del permafrost -la capa de suelo permanentemente congelada en las regiones polares-, liberando virus y bacterias antiguos que han permanecido latentes y vuelven a la vida.

En agosto de 2016, en un remoto rincón de la tundra siberiana llamada Península de Yamal, en el Círculo Polar Ártico, un niño de 12 años murió y al menos veinte personas fueron hospitalizadas después de haber sido infectadas por ántrax.

Muchos virus y bacterias se conservan perfectamente en el hielo.
La teoría es que hace más de 75 años murió un reno infectado con la bacteria y su carcasa congelada quedó atrapada bajo una capa de permafrost.
Allí permaneció hasta una ola de calor en el verano de 2016, cuando se descongeló.
Esto liberó el ántrax infeccioso en el agua y el suelo cercanos, y luego en la cadena de suministro de alimentos. Más de 2.000 renos se infectaron, lo que condujo a un reducido número de casos en humanos.
Pero se teme que este no sea un caso aislado.

Todavía más antiguas

A medida que la Tierra se calienta, más permafrost se derretirá.
Bajo circunstancias normales, las capas superficiales, de unos 50 cm de profundidad, se funden cada verano. Pero ahora el calentamiento global está exponiendo gradualmente las capas más antiguas del permafrost.
En Siberia se han encontrado "virus gigantes" -que pueden verse con un microscopio corriente- de enfermedades del siglo XVIII y XIX.
La temperatura en el Círculo Polar Ártico está aumentando aproximadamente tres veces más rápido que en el resto del mundo. A medida que el hielo y el permafrost se derriten, pueden liberarse otros agentes infecciosos.
"El permafrost es un muy buen conservante de microbios y virus, porque es frío, no contiene oxígeno y es oscuro", explica el biólogo evolutivo Jean-Michel Claverie de la Universidad de Aix-Marseille, en Francia.
Los científicos han descubierto fragmentos de ARN (ácido ribonucleico) del virus de la gripe española de 1918 en cadáveres enterrados en fosas comunes en la tundra de Alaska. La viruela y la peste bubónica también están probablemente enterradas en Siberia.

Enfermedades decimonónicas

En un estudio de 2011, Boris Revich y Marina Podolnaya advirtieron: "Como consecuencia del derretimiento del permafrost, los vectores de infecciones mortales de los siglos XVIII y XIX pueden volver, especialmente cerca de los cementerios donde fueron enterradas las víctimas de estas infecciones".
Por ejemplo, en la década de 1890 hubo una importante epidemia de viruela en Siberia y una ciudad perdió hasta el 40% de su población.
La acción del hombre, a través de la minería y la extracción, podría ayudar a liberar enfermedades.
Los cadáveres fueron sepultados bajo la capa superior de permafrost en las riberas del río Kolyma. 120 años después, los desbordamientos del Kolyma han comenzado a erosionar las riberas, y el derretimiento del permafrost ha acelerado este proceso de erosión.
En un estudio de 2014, un equipo liderado por Claverie revivió dos virus que habían quedado atrapados en el permafrost siberiano durante 30.000 años.
Conocidos como Pithovirus sibericum y Mollivirus sibericum, ambos son "virus gigantes", porque a diferencia de la mayoría, son tan grandes que pueden ser vistos bajo un microscopio regular. Fueron descubiertos a unos 30 metros bajo tierra en la tundra costera.
Una vez revividos, se convirtieron rápidamente en infecciosos.
Afortunadamente para nosotros, estos virus en particular sólo infectan las amebas unicelulares.
Sin embargo, el estudio sugiere que otros, que realmente podrían infectar a los seres humanos, podrían ser revividos de la misma manera.

También por la acción del hombre

El calentamiento global no tiene que derretir directamente el permafrost para representar una amenaza.
En 2016 hubo casos concretos de ántrax que se cree provinieron de bacterias congeladas en la carcasa de un reno infectado, de más de 75 años de antigüedad, que se derritió.
Debido a que el hielo marino del Ártico se está derritiendo, la costa norte de Siberia se ha vuelto más fácilmente accesible por mar.
Como resultado, la explotación industrial, incluyendo la minería de oro y minerales, y la perforación de petróleo y gas natural, ahora se está volviendo rentable.
"Por el momento, estas regiones están desiertas y las capas profundas del permafrost no se ven afectadas", dice Claverie.
"Sin embargo, estas capas antiguas podrían verse expuestas por la excavación en la minería y las operaciones de perforación. Si todavía hay allí virus viables, esto podría significar un desastre".
Claverie dice que los virus de los primeros seres humanos en poblar el Ártico podrían resurgir, e incluso podíamos ver virus de especies de homínidos extintos como Neandertales y Denisovanos.
El equipo de Claverie también ha encontrado algunas secuencias de ADN que parecen venir de virus, incluyendo el herpes.
Sin embargo, todavía no ha hallado ningún rastro de viruela. Por razones obvias, no han intentado revivir ninguno de los patógenos.

Y en cristales

Parece que los patógenos aislados de los seres humanos también surgirán de otros lugares, no sólo el hielo o el permafrost.
Los neandertales vivieron también en Siberia. Y sus virus y bacterias quedaron atrapados en el hielo.
En febrero de 2017, científicos de la NASA anunciaron que habían encontrado microbios de 10.000 a 50.000 años de antigüedad dentro de cristales en una mina mexicana.
Estaban en la Cueva de los Cristales, parte de una mina en Naica, en el norte de México, que contiene muchos cristales de color blanco lechoso de la selenita mineral, formados durante cientos de miles de años.
Incluso bacterias más antiguas se han encontrado en la cueva de Lechuguilla en Nuevo México, a 300 metros bajo tierra. Estos microbios no han visto la superficie durante más de 4 millones de años.
La cueva nunca ve la luz del sol, y está tan aislada que demora unos 10.000 años que el agua de la superficie entre en la cueva.

Resistencia natural

A pesar de esto, las bacterias de alguna manera se han vuelto resistentes a 18 tipos de antibióticos, incluyendo fármacos considerados como un "último recurso" para combatir las infecciones.
Esto sugiere que la resistencia a los antibióticos ha existido durante millones o incluso miles de millones de años.
La razón de esto es que muchos tipos de hongos, e incluso otras bacterias, producen naturalmente antibióticos para ganar una ventaja competitiva sobre otros microbios.
También en cristales, como éstos en la cueva de Naica, se han encontrado microorganismos antiguos.
Así fue como Fleming descubrió por primera vez la penicilina: las bacterias en una placa de Petri murieron después de que una se contaminó con un moho que excretaba antibióticos.
En las cuevas, donde hay poca comida, los organismos deben ser despiadados si quieren sobrevivir.
Las bacterias como la Paenibacillus pueden haber tenido que desarrollar resistencia a los antibióticos para evitar ser asesinadas por organismos rivales.
Aunque la Paenibacillus en sí no es dañina para los seres humanos, podría en teoría transmitir su resistencia a los antibióticos a otros patógenos.
Sin embargo, como está aislada debajo de 400 metros de roca, esto parece improbable.
La resistencia natural a los antibióticos es probablemente tan frecuente que muchas de las bacterias que emergen del derretimiento del permafrost ya la tienen.
En consonancia con eso, en un estudio de 2011 los científicos extrajeron ADN de bacterias encontradas en el permafrost de 30.000 años de antigüedad en la región de Beringia, entre Rusia y Canadá.
Encontraron genes que codifican resistencia a beta-lactama, tetraciclina y antibióticos glicopéptidos.

Desconocido

¿Cuánto debemos preocuparnos por todo esto?
Un argumento es que el riesgo de los patógenos del permafrost es intrínsecamente desconocido, por lo que no deben preocuparnos abiertamente.

Si el patógeno no ha estado en contacto con los seres humanos durante mucho tiempo, el sistema inmunológico no estaría preparado, de modo que sí, eso podría ser peligroso"
Jean-Michel Claverie, investigador
En cambio, debemos enfocarnos en amenazas más conocidas provocadas por el cambio climático.
Por ejemplo, a medida que la Tierra se calienta, los países septentrionales serán más susceptibles a brotes de enfermedades "meridionales" como la malaria, el cólera y el dengue, ya que estos patógenos prosperan a temperaturas más cálidas.
La otra perspectiva es que no debemos ignorar los riesgos sólo porque no podemos cuantificarlos.
"Siguiendo nuestro trabajo y el de otros, existe ahora una probabilidad de que los microbios patógenos podrían revivir e infectarnos", dice Claverie.
"Es probable que se trate de bacterias curables con antibióticos, bacterias resistentes o virus. Si el patógeno no ha estado en contacto con los seres humanos durante mucho tiempo, el sistema inmunológico no estaría preparado, de modo que sí, eso podría ser peligroso".

Los gigantes de la Patagonia


Los gigantes de la Patagonia



 La existencia de gigantes en la geografía del continente americano no es un hecho exclusivo de la zona austral y patagónica, existiendo registros y documentación de éstos misteriosos habitantes desde Norteamérica hasta el Cabo de Hornos. Sin duda alguna, los patagones y otros seres denominados extraños, sobrenaturales o tal vez fantasiosos, despertaron la curiosidad y el espíritu aventurero de los occidentales europeos, incentivando las expediciones de conocimiento tanto antropológico como geográfico en tierras americanas. La existencia de los gigantes, en particular, está bien documentada a lo largo del continente, esta es menos fantasiosa que los demás criaturas consideradas poco creíbles como las sirenas, los dragones, los duendes etc etc, ya que en cuento se refiere a gigantes existen muchísimas evidencias sobre ellos, especialmente en documentos antiguos en el área de la paleontología y arqueología respectivamente así como también en relatos bíblicos y otros tipos de documentos.



Desde la llegada de los primeros expedicionarios occidentales a las latitudes australes de América, un hecho llamó poderosamente la atención: la presencia de seres de notable estatura, quienes habitaban el extremo sur del continente. Debido a sus características físicas les llamaron gigantes ó patagones, casi indistintamente. Su existencia real se halla registrada en innumerables crónicas y registros de expediciones a lo largo de la historia.
Muchos europeos “imaginaron” seres sobrenaturales y la existencia de lugares fantásticos como El Dorado, Trapananda y la mítica Ciudad de los Césares, fueron importantes factores que incentivaron y promovieron el conocimiento de la geografía americana y el posterior asentamiento en determinadas regiones. 
Tribu de gigantes
Al remontarnos al pasado, nos encontramos con que en 1766 el Delfín, un buque al mando del comodoro John Byron (apodado “el mal tiempo Jack” y el abuelo del poeta Byron) regresó a Londres después de darle la vuelta al mundo. A pesar de que estaba en el banquillo, se filtró el rumor de que la tripulación del Delfín había encontrado una tribu de gigantes de tres metros en la Patagonia, América del Sur. Este rumor apareció por primera vez impreso el 9 de mayo de 1766 en el Gentleman’s Magazine. Otros periódicos, como la Crónica de Londres, obtuvieron también la historia.
Antonio Pigafetta, que navegó con Magallanes en la década de 1520, había escrito de un encuentro con una raza de gigantes de América del Sur. Según Pigafetta, Magallanes se refirió a estos gigantes como “patagones”, debido a sus grandes pies, es por esto que el extremo sur de Sudamérica es conocido como la Patagonia.
El cronista de la expedición de Magallanes, escribió un relato sobre su encuentro con los nativos con el doble de la altura de una persona normal.
“Un día de repente vimos a un hombre desnudo de estatura gigante en la orilla del puerto, bailando, cantando y arrojando polvo en su cabeza. El capitán general envió a uno de nuestros hombres hacia el gigante realizando las mismas acciones como una señal de paz. Una vez hecho esto, el hombre llevó al gigante a una isleta donde el capitán general estaba esperando. Cuando el gigante se encontraba ante el capitán  y nuestra presencia se maravilló mucho, e hizo señales con un dedo levantándolo hacia arriba, creyendo que habíamos llegado desde el cielo. Era tan alto que le alcanzaba sólo a la cintura, y estaba bien proporcionado”.
Magallanes y los tehuelches

Por su parte, Hernando de Magallanes también describió que los colores reales del pelo del gigante eran rojos, y su voz era chillona “como la de un toro”. Más tarde, Magallanes y sus navegantes conocieron de los nativos (de tamaño común) que el gigante pertenecía a una tribu vecina conocida como tehuelches.
De forma notable, los registros de Pigaffeta muestran que Magallanes y sus marineros capturaron dos de estos gigantes vivos y los llevaron a bordo de su barco con la intención de moverlos a Europa, pero, por desgracia, los dos individuos enfermaron y murieron durante el viaje de regreso. Finalmente, el viaje “alrededor del mundo” terminó en 1522, pero el intrépido Magallanes moriría antes en las Filipinas, en combate con los indígenas sirviéndole el mar como una tumba. Pero Pigaffeta, que fue uno de los pocos sobrevivientes del viaje, logró mantener estos registros muy bien resguardados.

El pirata Drake
Cincuenta y ocho años más tarde, de acuerdo con los registros de otros exploradores, los gigantes todavía vagaban por San Julián. Y nada menos que el noble pirata Francis Drake había logrado en sus incursiones varias reuniones entre él y los hombres de pelos rojizos gigantes de hasta 3 metros de altura. En los años que siguieron, varios navegadores de diferentes países informaron a sus coronas y superiores registros de hombres pelirrojos gigantes que rondaban la zona.
En 1578, Francis Fletcher, también escribió un manuscrito en el cual describe una reunión con patagones muy altos. En la década de 1590, Anthonie Knivet, que había navegado con Sir Thomas Cavendish, afirmó que había visto cadáveres en la Patagonia que medían más de doce pies de largo.
Posiblemente, los gigantes patagones del extremo sur sean los más reconocidos de América, quienes generaron gran impacto a los testigos occidentales tanto por su considerable tamaño como por sus expresiones y manifestaciones culturales. Se emplazaban en la zona patagónica, hasta el Cabo de Hornos.
Antonio de Herrera, cronista oficial del Rey Felipe II, expresa el siguiente episodio en relación con los gigantes patagones:
“Iba el capitán general reconociendo los puertos de la parte del sur, y halló muchos, tan buenos, que sin amarras podían estar en las naos seguras, y esto fue a los veinte y dos de abril, y aquella noche llegaron a bordo de las naos dos canoas de indios, que parecían que amenazaban; y porque eran hombres de grandes cuerpos, algunos les llamaron Gigantes y otros los han dicho patagones, y por no haber hallado mucha conformidad en los que refieren las cosas de estos hombres no se dirá aquí otra cosa de ellos”.
En la Historia General y Natural de las Indias (1526) de Gonzalo Fernández de Oviedo y Valdés, aparece en el capítulo VI titulado “Cómo el capitán general, frey Garcia Jofré de Loayza, se juntó con las otras naos de la armada, y de otra fortuna que se les siguió, y de los gigantes y gente del estrecho de Magallanes, el cual nombre a éstos Gigantes patagones se los dio Magallanes”
“Y así siguieron hasta una legua delante de la bahía de la Victoria y hallaron muchos ranchos y chozas de los patagones, que son hombres de trece palmos de alto y sus mujeres son de la misma altura. Y luego que los vieron salieron las mujeres a ellos, porque sus hombres eran idos a caza y gritaban y capeaban a estos cristianos, haciéndoles señales que se detuviesen… atrás atrás atrás…  pero los cristianos, como tenían ya costumbre de hacer la paz con ellos, luego comenzaron a gritar diciendo o alzando los brazos y echando las armas en tierra y ellas echaban asimismo los arcos y hacían las mismas señales y luego corrieron los unos para los otros y se abrazaron.”
Fama mundial

El comodoro Byron dio la vuelta al mundo en 1766 y al publicar su relato, acompañado de famosos dibujos, otorgó carta de naturaleza mundial a los gigantes de la Patagonia. Dice allí que “los patagones son hombres agigantados y nosotros (los navegantes ingleses) nos asombramos de su talla, porque aun sentados venían a ser tan altos como nosotros en pie”. Y precisa además que “los de mediano porte tendrían como 8 pies y los mayores 9 y algo más.”

¿Cómo se puede entonces calificar de gigantes a estos patagones?

La medida de Byron, 2.73 metros, da un gigante. La medida del doctor Pineda, 1.91 metros, da un hombre alto, algo así como el ingeniero Rodolfo Baquerizo pero no un gigante. Sin embargo, una vez que el comodoro vio sus gigantes, ya todos los navegantes que pasaron por allí los vieron también. Ingleses, franceses, holandeses, tudescos como John Purnety (1769) o FitzRoy (1802) y mil más, los dibujaron a toda fantasía. Y como el cura Arézaga había ya referido que vio indios patagones que traían a cuestas un animal que habían cazado, de 55 kilos, como si fuese una pluma y que los vio comer un bocado de carne de dos libras y beberse “un cuero de agua que cabía dos arrobas y era suficiente para aplacar la sed de tres cristianos y aún sobraba”, ya se puede conjeturar las portentosas hazañas que se contaron de los gigantes patagones.
Gigantes mencionados en la biblia.
Rn la biblia tambien encontramos menciones a gigantes, y no solo una vez, sino varias.
  • Génesis 6:4: …Había gigantes en la Tierra en aquellos días…
  • Números 13:33-34: …el pueblo que hemos visto es de una estatura descomunal, allí vimos hombres gigantes, hijos de Anac, raza de gigantes, y comparados con ellos parecíamos langostas…
  • Deuteronomio 3:11: …únicamente Og, rey de Basán había quedado de los gigantes. Su cama era de hierro, y medía nueve codos de largo y cuatro codos de ancho… (Tomando en consideración que la medida antigua codo equivale aproximadamente a 45 centímetros, entonces la cama de este gigante medía cerca de: 4 metros con 5 centímetros de largo, y 1 metro con 80 centímetros de ancho).
  • 1 Reyes 17:4 ó RV. 1 Samuel 17:4: …Salió entonces del campamento de los filisteos un defensor, llamado Goliat, y tenía de altura seis codos y un palmo… (Tomando en consideración que la medida antigua codo equivale aproximadamente a 45 centímetros, y que el palmo equivale aproximadamente a 22.5 cms., entonces la estatura de Goliat se estima en casi 3 metros)…
Pero no sólo en los textos bíblicos encontramos estas citas tan reveladoras, sino que también en libros referidos en la Biblia, pero considerados como apócrifos, tal es el caso de:
  • Libro 1 de Henoc 7:11-12: …Y estas mujeres concibieron  y dieron a luz a gigantes, cuya estatura era de trescientos codos. Devoraban todo aquello que el trabajo de los hombres pudiera producir, y se volvió imposible alimentarlos… (Tomando en consideración que la medida antigua codo equivale aproximadamente a 45 centímetros, entonces la estatura de aquellos gigantes era alrededor de: 135 metros de altura).
  •  
Finalmente, y después de haber considerado las referencias bibliográficas arriba transcritas, si llegaron a existir hombres de 135 metros de altura, no pensemos que es descabellado creer en --
No conforme con todas las informaciones otorgadas a continuación les muestro imágenes de huellas y otras cosas que hacen referencia a gigantes en la antigüedad.

Como vieron la cantidad de información que hacen referencia a los gigantes son casi interminables, y se que hay muchas otras informaciones que seguramente pasé por alto, lo cierto es que existen demasiadas pruebas tanto físicas como de crónicas o relatos que contribuyen a que la leyenda de los gigantes sean consideradas mas creibles cada día…
Si incluyéramos intervención alienígena estaríamos horas y horas hablando del tema, ya que las referencias son muchísimas, tenemos a los anunakis, que representaban a los creadores de los hombres y que eran muchos mas grandes, los dioses egipcios, ra, horus, zet estos tambien tenían grandes proporciones y además tenían formas diferentes a los humanos, tambien encontramos que en El Popol Vuh se narra la historia de un gigante de esta forma tenemos que en el texto sagrado de los antiguos Mayas, también se pueden encontrar referencias de Zipacná (creador de las montañas), un gigante y muy fuerte ser mitológico.

También se mencionan Gigantes entre los Aztecas y Toltecas



El cronista mexicano Fernando de Alba Ixtlilxochitl decía que que los primeros habitantes de México fueron unos seres gigantes a los que les llamaron Quinametzin, dicho nombre fue otorgado por los toltecas y posteriormente lo tomaron los Aztecas. Y así una infinidad de referencias que dan mucho que pensar, ahora que opinan ustedes? Creen que todo esto es una estupidez y que los gigantes solo fueron casos aislados de gigantismo? O creen que pudieron haber existido comunidades de razas de gigantes en la antigüedad.